6º arquitectura. liceo bauzá

 
Historia. Materiales de estudio | 6º arquitectura. liceo bauzá | 3º. liceo 62 nocturno | 4º. Liceo 62 nocturno |
 
6º arquitectura. liceo bauzá
 
 
programa general de curso
Liceo Nº6 Bauzá.
6º Arquitectura.
Historia del Arte. Curso 2010.
Prof. Fernando Estavillo.

Programa.
Unidad I. Prehistoria (6hrs)
Ia. Características históricas del período. Rasgos artísticos del paleolítico superior: el arte rupestre y mobiliar. (2hrs)
Ib. Neolítico. Aspectos determinantes del período, los cambios generados por el descubrimiento de la agricultura. Arte arquitectónico y religioso. Abstracción y geometrización en el arte neolítico. Escultura, pintura y cerámica. (4hrs.)

Unidad II. Las Antiguas Civilizaciones(22hrs.)
El arte de las primeras civilizaciones.
IIa. Egipto.
1. Periodización histórica, estructura económica y social de la civilización egipcia.
2. Arquitectura: Evolución y técnicas constructivas. Tumbas y templos. Tipología, características estructurales y funcionales.
3. Escultura y Pintura: características, períodos artísticos, principios. (7hrs)

IIb. Grecia.
1. Periodización e historia. Generalidades de su historia y de su arte: la temática del arte griego y su evolución histórica desde el arcaico al helenístico.
2. Arquitectura: particularidades de la arquitectura. Análisis del Partenón. Concepto de orden arquitectónico.
3. Escultura: Principios artísticos desde el arcaico al helenístico. (7hrs)

IIc. Roma:
1. Síntesis histórica.
2. El aporte etrusco y griego en el arte romano. Períodos del arte romano.
3. Arquitectura: Las influencias griegas y etruscas. Análisis del Panteón. Originalidad y aporte de la arquitectura romana.
4. Escultura: Diferenciación representativa a través de los períodos artísticos. Escultura retratística y de busto. (5hrs)

IId. Las civilizaciones precolombinas.
1. Información histórica, ubicación espacial y temporal. Generalidades artísticas.
2. Aztecas, Mayas e Incas: Aspectos socio – económico y de la expresión artística de las civilizaciones precolombinas. (3hrs)

Unidad III. Edad Media. (5hrs)
Arte medieval: Románico y Gótico.
1. Síntesis histórica del período.
2. Arte medieval: características fundamentales de la arquitectura y escultura románica y gótica.


Unidad IV. Renacimiento.(10hrs)
1) Síntesis histórica: periodización y generalidades de su concepción artística.
2) Pintura: Leonardo, Miguel Angel, Rafael. Rafael. Clasicismo y manierismo. Criterios y principios artísticos.
3) Arquitectura: El renacimiento fiorentino: Brunelleschi, Bramante y Palladio.
4) Arquitectura barroca: ruptura y continuidad renacentista. Bernini y Borromini.
5) El barroco pictórico: Caravaggio, Rubens y Velázquez.

Unidad V. Siglos XIX (10hrs)
1. Información histórica del período de la burguesía.
2. El realismo y el romanticismo histórico: David, Gericault, Delacroix.
3. Realismo social, e impresionismo pictórico. El urbanismo del siglo XIX. La arquitectura del hierro.
4. Art Noveau.

Unidad VI. El siglo XX.(15hrs)
VIa. El siglo de las guerras mundiales, de los regímenes totalitarios y de los gobiernos socialistas. Las crisis económicas mundiales. La sociedad de consumo. La tercera revolución tecnológica.
VIb. El arte vanguardista.
1. La arquitectura.
a) La vanguardia arquitectónica: El urbanismo, racionalismo y sus versiones organicistas y funcionalistas: Le Corbusier y F. L. Wright. La Bauhaus.
b) Neoplasticismo.
2. La pintura.
a) Futurismo. Leger, Boccioni.
b) Surrealismo. Dalí, Magritte.
c) Cubismo. Picasso.
d) Fauvismo. Matisse.

Unidad VII. El arte latinoamericano y nacional(12hrs).

1. Latinoamérica y Uruguay desde la segunda mitad del siglo XIX: las problemáticas del surgimiento a la vida independiente, el desarrollo dependiente, los procesos de modernización, los desarrollos sociales y culturales y sus conflictos. La crisis socio política y económica de los años 70 y el retorno a las democracias latinoamericanas.
2. El arte latinoamericano del siglo XIX:
a) La herencia colonial.
b) El modernismo latinoamericano.
c) Las vanguardias latinoamericanas.
3. El arte nacional.
a) El arte de los visitantes.
b) El modernismo de Blanes.
c) Figari, Barradas, Cúneo y Torres García.
4. El arte escultórico.
a) Modernismo.
b) Abstracción y no figurativismo.
5. La arquitectura.
a) El urbanismo y la modernidad arquitectónica en el Uruguay.
b) La imitación de las vanguardias europeas en el Uruguay y sus resultados.
c) La arquitectura nacionalista: el uso de la piedra y el ladrillo.




prehistoria
Historia del Arte.
Arte de la Prehistoria.

I. Síntesis histórica.
El período histórico que comprende la Prehistoria, transcurre entre la aparición del hombre, y el descubrimiento de la escritura. La aparición de la escritura, como conocimiento humano, marca el inicio de la Historia, dado que la escritura permitió el desarrollo de las civilizaciones y el conocimiento más preciso de las mismas. La evolución histórica de la prehistoria, se determina según el crecimiento del hombre en la producción material y el conocimiento que acumulativamente ha ido adquiriendo. Así, los dos grandes períodos en el que subdivide la Prehistoria son el denominado período paleolítico, y el período neolítico. Las dos formas de denominar estos períodos responden a la forma de trabajar la piedra: el paleolítico es la primitiva forma de trabajar la piedra, y el neolítico es la nueva forma de trabajar la piedra. Es decir, las grandes diferencias entre uno y otro período es la capacidad tecnológica que se distinguen en la producción humana, la que en definitiva, determina el resto de la forma de vida del hombre.

Paleolítico.
El más primitivo de los períodos de la vida humana, transcurre entre el origen humano y el descubrimiento de la agricultura. La particular forma económica, que desempeña el hombre en los albores de su existencia, determina su forma de vida. El hombre del paleolítico tiene una economía depredadora, esto es consume de la naturaleza sin producirlo y sin reproducirlo, en su consumo destruye a la naturaleza. Es cazador, recolector de frutos, y pescador en los ríos, lagos y arroyos. Por toda tecnología, el hombre del paleolítico usaba como herramientas para su supervivencia lanzas, hachas, arco y flechas, o simplemente piedras arrojadizas. Con esas herramientas cazaba a los animales que necesitaba y con rudimentarias piedras cortaba el cuero y carne de los animales. Con ese escaso control de la naturaleza, su hábitat eran la misma naturaleza y sus refugios naturales (cuevas y grutas), o bien algunos refugios que el hombre mismo se podía fabricar con lo que la naturaleza misma le podía proveer. Por su actividad depredadora, la existencia del hombre del paleolítico, estaba marcada a su nomadismo, la vida errante ante la agotación de los recursos.

En su organización social, la forma de vida depredadora y la precariedad de su existencia marcaba los roles sociales y la forma de organización de los grupos: la organización en tribus, responde a la actividad de la caza, en donde el grupo responde a un líder dirige al resto de los miembros tras la presa. En un refugio, quedaban las mujeres y los más jóvenes del grupo, allí, las mujeres procreaban y cuidaban del crecimiento de los nuevos miembros de la comunidad.

En cuanto a las creencias, el hombre del paleolítico dependía de la naturaleza. Una naturaleza que no podía llegar a dominar, y menos comprender. Por esto le rendía culto, y por esto era profundamente naturalista. Le rendía culto a la lluvia, el trueno y los relámpagos (que le ayudó a descubrir el fuego) y sobre todo a los animales que necesitaba que mágicamente se reprodujeran y abundaran para conservarse a sí mismo. Los totems, son la expresión de esta religión naturalista.

Neolítico.
El período que se define por la nueva forma de trabajar la piedra, se inicia cuando el ser humano descubre las propiedades del trabajo agrícola. Este no fue un descubrimiento menor en la historia humana, lo que es más, generó trascendentales cambios en la vida humana. Para empezar, le permitió pasar de una economía depredadora a una economía productiva o excedentaria, es decir, encontró sustitutos a la caza de los animales, y ya sea por el trabajo mismo agrícola o por esa simple sustitución, dejó de ser nómade, para convertirse en un ser sedentario, que aprovecha de otra forma los recursos que le brindaba la naturaleza. La nueva actividad, necesitaba de nueva tecnología, de ahí la aparición del azadón y otras herramientas para el trabajo agrícola, todas ellas construidas en madera y piedras pulidas. La organización social, continuaba siendo un grupo cerrado que seguía a un o varios líderes, pero ya no era una tribu, sino un clan que seguía a los más experimentados y conocedores, por esto el o los líderes del clan eran los ancianos, y por esto la organización social se basaba en una gerontocracia. Pero habría novedades en la actividad interna del grupo.

La agricultura, es una actividad compleja que requiere multiplicidad de conocimientos, y diversidad de otras actividades que están vinculadas a la producción agrícola. Esta forma productiva, genera un excedente, que es necesario administrar y aprovechar, evitando así su pérdida y desaprovechamiento. Por lo primero, es decir su administración, va ser necesario de la participación de un integrante de la comunidad que se especialice y dedique exclusivamente a su administración, así van a surgir los escribas, que en la necesidad de una herramienta que les permita administrar la riqueza del excedente agrícola, concebirán una serie de signos para identificar la especie, género y cantidad del excedente agrícola. Así nacerían las primeras formas de la escritura. Por otra parte, la necesidad del aprovechamiento del excedente agrícola, hace necesario su conservación o su aprovechamiento a través del trueque con otras aldeas, a cambio de productos que en la aldea misma no se podía producir, es el comienzo de la actividad comercial en la vida humana. La necesidad de la conservación del excedente, hace necesario la aparición de recipientes apropiados para su resguardo. Esto hará que sea valorada la producción artesanal, que elaborará herramientas, utensillos y vasijas.

Los nuevos cambios tecnológicos, le permiten cambiar su forma de vida, y de hecho gracias a ello, aparecen las aldeas, al independizarse de los recursos naturales para darse refugio. El hombre aprende a construir viviendas más perfectas en cuanto a las resistencias a las inclemencias de la naturaleza. Las nueva viviendas construidas de piedra y barro, permiten un agrupamiento social y el surgimiento de un concepto social que llega hasta nuestros días: la familia. La aldea neolítica, una vez constituida, tendrá todas las herramientas necesarias para convertirse en grupo cultural desarrollado, que como en el caso de Egipto, se convertirá en una civilización.

II. El arte prehistórico.
Generalidades.
El arte prehistórico, sobre todo en lo referente a su explicación y la visualización de su origen, permanece en el misterio y la explicación especulativa. Lo cierto es que la expresión artística es testimonio de esa época, y sólo el estudio de la época nos permite un acercamiento a la comprensión de su arte. Por lo pronto, el arte prehistórico, es un arte rupestre, ya que ya sea en pintura o escultura, el arte es trabajado sobre la piedra. De las capacidades tecnológicas de trabajar la piedra dependerán las diferencias entre el arte del período paleolítico y el arte del período neolítico.

Arte paleolítico.
Principalmente, el arte del paleolítico se manifiesta en el campo de la expresión pictórica, en las paredes pétreas de las cavernas, de las cuales se destacan Altamira (España) y Lascaux (Francia). Pero también tiene una expresión bien definida en el campo escultórico, en las estatuillas femeninas, o bien en los trabajos en relieve en huesos de animales.

Como arte mágico, el artista del paleolítico intenta reproducir en la pintura, escultura o grabado, una expresión de deseos: que aquello que reproduce se materialice en su realidad. Así en las pinturas se expresan escenas de caza, queriendo que la abundancia y la buena fortuna que tuvo en la jornada precedente, se repita para la siguiente. Cuando en las estatuillas reproduce a figuras femeninas fecundas y embarazadas, el artista expresa el deseo de que todas las mujeres de su grupo puedan reproducir otros nuevos integrantes del grupo, para que este pueda seguir existiendo. El arte así expuesto, tiene un poder, una magia especial. El artista, presumiblemente sea el gurú o brujo de la tribu, ya que con su arte, intenta obtener lo que el grupo necesita para su supervivencia.

La pintura paleolítica es monocromática, en cuanto a composición, esta carece de concepción de perspectiva y espacialidad. Las figuras así representadas sueltas sobre el plano de la roca y usando algunas veces los rasgos de la misma para darle realismo a la figura representada. Al carecer la composición de la perspectiva, el problema de espacialidad es solucionado con el dimensionamiento relativo entre figuras anteriores y posteriores, de modo tal que las figuras anteriores son más grandes respecto de otras figuras contra las que las primeras son superpuestas. El problema que genera esa solución dada por el artista del paleolítico, es que en muchas ocasiones la dimensión de la figura responde al tamaño comparativo de los animales (por ejemplo un caballo, superpuesto a un cebú), o bien, simplemente responde a la importancia que tiene este animal para la tribu. Eso, lleva a que muchas veces, la referencia de la espacialidad desaparece completamente haciéndose indistinguible.

En la escultura, expuesta en estatuillas y en el trabajo sobre algunos grabados en huesos y relieves sobre la piedra, hay un predominio de la línea que sirve no sólo a la afirmación de la figura, sino también al realzado del volumen. La temática, como en la figura son los animales, con el destaque y excepción en la representación de figuras femeninas de rostro anónimo y que sobretodo destaca la fecundidad femenina, ese don del cual dependía su propia existencia humana. Por ende esa representación humana y femenina tiene el mismo sentido del arte – magia de las pinturas rupestres, que le rendía culto a la naturaleza física y animal.

Arte neolítico.

Con los cambios que se presentan en el período neolítico, el arte tiene también nuevas expresiones, sobretodo aparecen otras medios de soporte de la expresión artística. En este período, aparecerán la arquitectura por lo menos en sus primeros pasos como expresión artístico, y decorado u ornamentación en vasos y vasijas de barro o en otros utensilios domésticos. Como rasgo general y distintivo del arte neolítico, es el uso de la geometría y la línea. Esa elección, se debe indudablemente al descubrimiento del espacio y la forma que permitió el descubrimiento de la agricultura, ya que, la agricultura implica una acción directa del hombre sobre el espacio, y para su mayor aprovechamiento tiene necesidad de abstraerlo, sintetizarlo, para planificar su uso. La pintura, ya no se va a destacar sobre la roca de la cueva, sino en vasijas, o estatuillas. La pintura aquí tendrá una función más ornamental, librándose de su poder mágico, para pasar a expresar un concepto, una idea, la abstracción y síntesis de la forma. En el campo de la escultura, se agregan reproducciones de animales, aunque se sigue representando la figura femenina. La variante en este caso, es que toda la composición escultórica sigue principios geométricos que determinan la forma de la representación y si bien ese atisbo de rendir culto a la femenina, esta aparece mas estilizada, sin esa exuberancia de las formas. Es que la representación adquiere ese rasgo sintético del arte neolítico. Finalmente, el quizás mayor impacto de la expresión neolítica, es el de haber iniciado los primeros pasos para la expresión arquitectónica. Esto sucedió, cuando el hombre colocó una piedra horizontal – adintelada - sobre otras dos en forma horizontal. La construcción de los dólmenes, si bien tienen un sentido religioso y astronómico, permitió concebir la idea del cerramiento y el sentido de refugio que brindaba el adintelamiento de un horizontal sobre dos verticales. Por otros caminos impensables, la arquitectura había nacido.